Definitivamente, no todos los hombres son para casarse


Sábado, 17 Diciembre 2016
Definitivamente, no todos los hombres son para casarse

No todos los hombres son para toda la vida, o en otras palabras, no todos son para casarse. Es probable que ese que será tu pareja este en estos momentos a tu lado o tal vez todavía no llegue. Si no sabes cómo identificar el correcto, aquí algunos tips:

En las citas.

El chico con el que sales no quiere compromisos, te invita a salir y sólo quiere pasar un rato juntos.

El chico con el que te casas quiere estar contigo y quiere que sepas hacia dónde van.

Lo que conversan:

El chico con el que sales hace bromas de algún hecho curioso, hablan de cualquier historia y sobre trivialidades porque no pueden conectarse a un nivel más profundo.

El hombre con el que te casas puede mantener una conversación contigo sobre temas más profundos y sobre temas de interés común. A largo plazo resulta una relación más sustancial.

El futuro:

El chico con el que sales no querrá casarse o tener hijos y nada lo hará cambiar de parecer.

El hombre con el que te casas puede que cambie su idea sobre el matrimonio y los hijos después de conocerte.

Cuando no estás de buen humor:

El chico con el que sales lo tomará personal y te responderá igual, hasta terminar peleando.

El hombre con el que te casas lidia con tu actitud y habla contigo. Esto es importante cuando tienes un mal día.

Cuando discuten:

El chico con el que sales te hace sentir inmadura.

El hombre con el que te casas pelea de manera justa, aunque esté muy enojado no te hace sentir mal.

Importa cómo te ves:

El chico con el que sales le importa mucho tu apariencia y se burlará de ti si luces descuidada.

El hombre con el que te casas entiende que no siempre se luce bien, no lastimará tus sentimientos o dejará de amarte por subir algunos kilos.

El arrepentimiento:

El chico con el que sales dirá "lo siento" sólo para que te calles o dirá "te amo" sólo porque no quiere perder.

El hombre con el que te casas dirá "lo siento" porque verdaderamente lo siente y no quiere lastimarte. Te dirá "te amo" cuando realmente eso suceda.

¿Eres su mamá o su pareja?

El chico con el que sales espera que hagas cosas por él porque él no hace nada por si mismo.

El hombre con el que te casas sabe cómo cuidarse, cocinar, limpiar la casa, paga sus cuentas porque él ya es un hombre.

Al conocer a tus amigos:

El chico con el que sales no quiere conocerlos porque siempre quiere estar a solas contigo.

El hombre con el que te casas quiere saber de ellos y que se los presentes.

Al conocer a tus padres:

El chico con el que sales no te convence presentárselos, te avergüenzas de que lo conozcan.

El hombre con el que te casas quiere conocerlos y causar una buena impresión en ellos.

El futuro:

El chico con el que sales piensas que es el indicado, es que siempre soñaste porque es tan tierno y la pasan tan bien.

El hombre con el que te casas te preguntas si es el indicado, si realmente quieres establecer una relación con él.

¿Te escucha?

El chico con el que sales no te escucha totalmente, asiste cuando hablas y te cambia de conversación o te dice lo que quieres escuchar.

El hombre con el que te casas quiere conocer tus pensamientos y lo que opinas o cualquier cosa por pequeña que sea por lo que te pone atención cuando hablas.

Cuando hay problemas:

El chico con el que sales huye con el primer problema porque haces demasiado drama.

El hombre con el que te casas se queda contigo en los momentos difíciles porque se compromete con la relación.

Al pagar las cuentas:

El chico con el que sales no alcanza a pagar la cuenta, dividen la cuenta y entre los dos pagan.

El hombre con el que te casas paga cuando salen e insiste en hacerlo.

¿Estás segura?

El chico con el que sales nunca te da seguridad.

El hombre con el que te casas te hace sentir segura, sabes que te ama y que puedes confiar en él.


Sígueme en  Twitter e Instagram para que sepas más sobre este y otros contenidos.




La Hija de la Chingada

Porque todas llevan una dentro.





TE RECOMENDAMOS