Si pierdes a alguien por mostrarte exactamente como eres, no has perdido nada


Viernes, 07 Abril 2017
Si pierdes a alguien por mostrarte exactamente como eres, no has perdido nada

Cuando no se acepta las cosas nuevas de la pareja, suele ocurrir que algunas personas tratan de cambiar la forma de ser o la esencia de uno para que tu chico o tu chica sea feliz, pero esto es tan fácil, ya que si pierdes a alguien por mostrarte exactamente como eres, no has perdido nada y así lo afirma la escritora Karla Galleta del portal Ser Mejor Persona mediante una carta, la cual te compartimos. 

La mejor etapa de una relación, indudablemente, es el comienzo. Ahí todo es bonito, todas son cualidades: su forma de ser, de actuar y de pensar, su cabello, sus sueños, manías, costumbres, su voz, sus aficiones, sus inquietudes y hasta sus defectos. Pero lamentablemente, conforme pasa el enamoramiento, comenzamos a percibir las cosas de manera diferente, y lo que antes nos parecían virtudes en nuestra pareja, algunos comienzan a verlos como defectos.

El mostrarnos tal y como somos ante la persona que amamos y que ella nos acepte, comprendiendo que nadie es perfecto, que cada uno de nosotros tienes sus pequeños defectos que nos hacen únicos y especiales, es uno de los pasos más importantes en una relación. Y es que no tenemos porque esconder lo que somos de nada ni de nadie. Debemos mostrarnos siempre tal y como somos, sin miedo ni vergüenza, porque sólo aceptándonos nosotros mismos conseguiremos ser felices y lograremos que los demás nos acepten.
 
Cuando ya estamos es una relación estable, al pasar de los días nos damos cuenta que ese príncipe azul también tiene defectos o que la princesa de color de rosa no siempre está bonita o de buen humor. Y es imposible fingir ser quien en realidad no eres, y es ahí donde vienen las discusiones, desacuerdos y los pleitos. Donde muchos se frustran y quieren controlar o cambiar cosas de su pareja. Critican esto o aquello y siempre sugieren qué debería hacer o cómo debería comportarse.

 

Y seamos honestos, cuando alguien intenta cambiarte o no te acepta tal cual eres, no te ama. Ama la imagen de lo que le gustaría que fueras, quieres que cambies para llenar sus expectativas, que cambies para hacerlo feliz, para hacerlo sentir seguro, para cumplir sus objetivos vitales o para compensarlo de lo que lo han hecho sufrir. Y si reflexionamos bien, todas estas son razones puramente egoístas.

Si no eres la maravillosa persona que él desearía tener, la que desea lo mismo que él, la que sigue el plan de vida que le gustaría ¿por qué entonces sigue a tu lado? ¿Por qué no buscar a otra persona que esté más acorde con sus necesidades? ¿Por qué prefiere cambiarte? Definitivamente, que tortura estar al lado de una persona que dice que te ama, pero quiere que hagas mil cosas para seguir amándote.

En una relación debe haber equilibrio entre el corazón y la razón. No basta con sólo amar, sino sentir que la persona que tienes a tu lado te impulsa y no alguien que no te acepta como eres y trata de cambiarte. Es verdad que hay personas que nos inspiran a cambiar y de las que podemos aprender a mejorar, pero son cambios que se dan de manera espontánea y sobre todo, voluntaria, ya que es una forma de evolucionar. Aquí el problema es cuando la otra persona nos manipula para que éstos se produzcan.

Amar es aceptar las virtudes, defectos, posibilidades y limitaciones de nuestra pareja sin juzgar sus actitudes y comportamientos, mucho menos intentar modificar lo que son. Es danos cuenta que también nosotros tenemos defectos o manías que pueden molestar al otro, y sin embargo, nos acepta o intenta adaptarse a ellos.

Así que si finalmente, alguien se va de tu lado por mostrarte exactamente como eres, créeme, no has perdido nada, al contrario, has ganado la dignidad de mantener firme tu esencia, porque nadie puede obligarte a nada que tú no quieras ser, sólo para que te amen. Porque la declaración más valiosa de amor no es un “te quiero”, sino un “no cambies nunca”.

Lo importante es ser quién se quiere ser y mantenerse feliz. No se debe cambiar por nada, ni por nadie. Por eso, ten en cuenta las facetas de una relación de pareja: 

1.  El enamoramiento

Todo es fantasía porque hay mucha atracción física, pasión y romance. A pesar que se conozcan, deberán comprender y aceptar sus diferencias para no caer en conflictos.

2.   Vinculación  

En esta fase, no es nada pasional la relación, sino entienden que es importante tener metas en común y siempre les interesa el bienestar del otro como el propio. Es posible que les interese convivir. 

3.  La convivencia

Es la etapa en que quizá uno se queje más del otro. Es decir, surgen discusiones domésticas, pero deben de controlar porque pueden herirse y distanciarse por cosas que eran sencillas en el comienzo. 

4.  Autoafirmación

Ahora, se sienten seguros por hacer actividades por separado. En esta etapa, la parejase fija en las diferencias que tienen. Además, priorizan más sus intereses personales y deben de intentar no distanciarse o perder el amor que se tienen. 




Visto en: http://www.wapa.pe


Sígueme en  Twitter e Instagram para que sepas más sobre este y otros contenidos.



La Hija de la Chingada

Porque todas llevan una dentro.





TE RECOMENDAMOS