8 Maneras de olvidar tu obsesión por el peso


Martes, 11 Abril 2017
8 Maneras de olvidar tu obsesión por el peso

Una alarmante mayoría de mujeres vive pendiente de su peso, talla y figura, al punto de que el resto de su vida gira en torno a estos temas: qué comer, dónde y con quién, a dónde ir, qué actividades pueden o no hacer, cómo vestirse y hasta qué estudiar.

Por eso aquí van algunas formas para dejar de obsesionarte con tu peso y que éste no se convierta en el centro de tu universo:

1. No mires la báscula

Un gran error que muchas hemos cometido es pesarnos cada mañana, incluso varias veces al día. Esto pone una carga de estrés extra sobre nuestros hombros, pues si subimos unos gramos estaremos todo el día angustiadas por lo que comemos o buscando formas para quemar más calorías. Y si resulta que bajamos tantito de peso, nos obsesionamos con no volver a subir, ¡no hay forma de ganar! Solo deja de pesarte a diario.

2. Compra ropa de tu talla

Aunque no es lo más fácil del mundo encontrar ropa linda y trendy en talla extra sí que se puede. Deja de martirizarte buscando prendas de tu tamaño en las tiendas que no manejan plus size, pues solo terminarás frustrada, o peor: llorando en el probador (historia real). Si ya sabes que rebasas por mucho la talla G, 34 o 15, ve directo a las tiendas donde ya sabes que encontrarás lo que buscas o a la sección de tallas extra, donde seguro hay algo perfecto para ti mientras ahorras tiempo y esfuerzo.

 

 

3. Actívate por diversión

No hagas ejercicio con el único fin de bajar de peso. Deja que adelgazar sea solo un efecto secundario de una vida sana. Camina, corre o anda en bicicleta solo por diversión. Métete a clases de yoga para activar tus chacras, aprende artes marciales para defenderte o ve a clases de baile para presumir tus mejores pasos en la próxima fiesta. Si vas solo con la idea de perder unos kilos, pronto se volverá una aburrida obligación y lo dejarás.

4. Aliméntate sanamente

Sí, suena a cliché, pero es lo mejor. No hagas dietas extremas ni te prives de comer lo que te gusta “por que engorda”, si se te antoja algo solo cómetelo, y si no lo haces que sea porque sabes que no es sano para tu cuerpo, no por miedo ni culpa. Trata de comer equilibrado y de no relacionar la comida con tus emociones. Dale a tu cuerpo lo mejor porque lo amas, no para entrar en unos jeans.

 

5. Rodéate de personas positivas

Si tu “amiga” está más preocupada por el tamaño de tu trasero que por ti como persona, quizá en realidad no es tu amiga y solo es una persona tóxica a quien no le importa hacerte sentir mal. Marca una sana distancia entre tú y quienes viven obsesionados con su peso y con el de los demás, porque es más fácil cambiar de amistades que vivir sintiéndote mal porque no te aceptan tal como eres. Y lo mismo aplica para las relaciones amorosas, alguien que te ve como un cuerpo y no como un ser humano no merece tu tiempo.

6. Trabaja en tu autoestima

Este es el punto más importante, porque implica mucho trabajo interno para lograr ese amor propio del que tanto se habla y pocos experimentan. Cuando aprendes a amarte tal cual eres, con tus virtudes y defectos, aprendes también a ser benévola contigo misma, y jamás torturarías a alguien a quien amas diciéndole que tiene que adelgazar, ¿o sí?

 

7. Sigue modelos curvy

Hay demasiados ejemplos de chicas exitosas, fuertes, inteligentes, talentosas y curvy, como para seguir soñando con entrar en los estándares de las modelos de lencería. Adele, Rebel Wilson, Ashley Graham, Amy Schumer, Dasha Polanco, Gabourey Sidibe, Ariel Winter, Tara Lynn, Kate Winslet, Tess Hollyday, Christina Hendricks, Octavia Spencer, Meghan Trainor… ¡la lista es enorme!

8. Solo vive tu vida

Concéntrate en lo que disfrutas: estudiar, trabajar, viajar, cocinar, cuidar animales o lo que sea. Cuando estás ocupada haciendo algo que te apasiona, no tienes tiempo para preocuparte por tu talla o si se te marcan los rollitos. Solo dedícate a ser feliz.

 


Sígueme en  Twitter e Instagram para que sepas más sobre este y otros contenidos.



La Hija de la Chingada

Porque todas llevan una dentro.





TE RECOMENDAMOS