25 libros que toda mujer debería leer.


Martes, 04 Octubre 2016
25 libros que toda mujer debería leer.

1. La esposa del dios del fuego, de Amy Tan (1991)

Esta autora norteamericana de origen chino se dio a conocer mundialmente con la novela corta El club de la buena estrella; sin embargo, esta otra novela suya de madurez tiene más calidad e interés. La esposa del dios del fuego es uno de esos novelones en los que, una vez te sumerges (es decir, cuando has pasado el tercer o cuarto capítulo) ya no puedes parar de leer. Se trata de la fascinante historia de la vida de una mujer china -que le va contando a su hija treintañera, con la que tiene una complicada relación.  

Muy bien escrita, llena de emoción y de historia de la china de principios de siglo XX, es también un acercamiento a la violencia de género y a la sobrecogedora valentía de mujeres que se enfrentan y huyen de ella. En la novela hay dos guerras, pues: la Guerra Chino-Japonesa y la batalla que libra la protagonista dentro de su propio matrimonio. Tiene momentos delicados y de humor... Un libro magnífico que no os arrepentiréis de leer.

2. El diario de Anna Frank (1945)

¿Quién no hay oído hablar del Diario de Anna Frank? Todas conocemos la historia de esta chica que, recién entrada en la adolescencia, debe esconderse junto con su familia en un desván, ya que son judíos y viven en la Alemania nazi. Gracias a la buena voluntad de unos vecinos, la familia logra sobrevivir en el escondite unos meses, meses en los que Anna escribe y escribe y cuenta lo que les sucede y lo que siente. 

Lo que pocos saben es que esta niña de 14 años escribía maravillosamente bien. Es decir, una se espera que, si se ha publicado, el libro no tiene que estar mal escrito. Pero el diario va mucho más allá de "bien". Es precioso. Y, justo por eso, más emocionante aún. ¡Qué gran pérdida para las letras! Nadie debe dejar de leerlo, por placer, por emoción, y para que la historia jamás se repita. 

3. Una habitación propia, de Virginia Woolf (1929)

¡Qué libro tan necesario para cualquier mujer que desee escribir, o expresarse creativamente! A pesar de que ha pasado cerca de un siglo desde su publicación, todavía hoy en día resuenan muchos de los consejos y experiencias de Virginia Woolf en cada mujer que decide tomar el camino de las letras. 

En concreto, a muchas de mis alumnas les he recomendado tener una habitación propia en la que poder escribir y tener tiempo solo para ellas. Este ensayo es mucho más que el retrato de una época en la que a la mujer le faltaban aún muchos terrenos por conquistar: es un recordatorio de que los derechos no sólo se ganan cuando aparecen (o desaparecen) leyes, sino que es algo que se va adquiriendo cada día, siendo conscientes.

4. Orgullo y prejuicio, de Jane Austen (1813)

Este clásico de la literatura universal no se puede dejar pasar. Incluso si has visto alguna de las películas o series en las que se basa, deberías revivir la versión original y mucho más completa. Es una de las pocas autoras que, cuando la adaptan al cine, incluyen sus diálogos completos, así de ingeniosos y agudos son. Pero también lo es el resto de la prosa de la que ha sido proclamada como la reina de la ironía. 

Como dato curioso, Jane Austen escribió esta novela cuando solo tenía 20 años. Además, tuvo que ser publicada de forma anónima (no usaría su nombre hasta mucho después); entonces eran muy pocas las mujeres que publicaban... al menos sin utilizar un pseudónimo masculino. 

5. Pájaros de América, Lorrie Moore

Junto con la reciente premio Nobel alice Munro, Lorrie Moore es una de las mejores voces norteamericanas del relato corto actual. Incisiva, desangelada, y, aún así, llena de ternura, es la prosa de Lorrie Moore en todos sus libros. Este es el más conocido, y nos presenta un rosario de personajes de los actuales Estados Unidos (muchos de ellos, mujeres), con sus preocupaciones y vivencias, con las que no nos queda otra más que identificarnos. Algunos de los títulos de sus relatos ya nos muestran el estilo de esta autora: "Gente así es la única que hay por aquí"

Dicen que los autores europeos suelen usar siempre personajes "extraordinarios" y que no fue hasta el boom de la literatura norteamericana, en el siglo XIX, cuando las personas normales y corrientes tomaron protagonismo en literatura. Esa afirmación es doblemente cierta en el caso de Moore. Eso sí, cuando lo narra ella, cualquier pequeña anécdota nos hace creer que algo extraordinario y único palpita en la vida de cada una de nosotras.

6. La voz dormida, de Dulce Chacón (2002)

Una preciosa (y también necesaria) novela que recuerda que también las mujeres sufren las consecuencias de las guerras, incluso cuando no van al frente. Esta autora, con el estilo preciosista y lleno de detalles al que nos tiene acostumbradas, nos narra una historia impactante, de varias mujeres después de la Guerra Civil española. No cualquier mujer (para ello tenemos como ejemplo, más abajo, "Nada", de Carmen Laforet) sino mujeres republicanas que sufrieron dentro de las cárceles franquistas. 

7. La mano izquierda de la oscuridad, de Ursula K. LeGuin (1969)

Saltamos ahora de tema, de época y de género. Nada más y nada menos que a la Gran Maestra de la Ciencia-ficción (sí, es un título real que dan en EEUU) Ursula K. LeGuin, una de las autoras más interesantes vivas. Ella sola ha creado un paradigma de universo futuro que ahora utilizan muchos autores de ciencia-ficción, además de la trilogía de fantasía Historias de Terramar, una maravillosa obra destinada, en principio, al público juvenil, que ha cautivado a todo tipo de públicos. 

En esta novela ambientada, como en todas las suyas, en un futuro muy lejano en el que el  ser humano ha colonizado otros planetas, el argumento nos da pie a una interesante reflexión política y social (también como en todas sus novelas ). El argumento es simple: un hombre es enviado al planeta Gueden (Invierno) para conseguir que se una a la liga de planetas. Pero lo que encuentra allí es un mundo donde no existen sexos (hombre y mujer) sino género neutro. Esa pequeña diferencia, sin embargo, pone en tela de juicio muchas de las concepciones del protagonista y, cómo no, del lector, sobre género y sociedad. 

8. El cuento de la criada, de Margaret Atwood (1985)

Esta novela corta también está encuadrada en el género de la ciencia-ficción, en este caso, una distopía (es decir, una historia que nos describe una sociedad futura, aparentemente perfecta, pero que no lo es): en unos futuros Estados Unidos se ha establecido una sociedad dictatorial que se rige por normas del siglo XVIII. Y el papel de la mujer es simplemente de criada y reproductora. 

Una novela corta impactante y que nos hace reflexionar sobre el papel e la mujer en la sociedad. En cualquiera de los libros de esta autora canadiense (realistas y de ciencia-ficción) están garantizada la buena calidad y la reflexión social. 

9. Nada, de Carmen Laforet (1944)

La única novela publicada de esta autora, que saltó a la fama al ganar el premio Nadal con ella a los 24 años. Fue considerada un clásico instantáneo, ya que capturaba, por una parte, la vida de la posguerra española para una clase media que había prácticamente desaparecido en la Guerra Civil. Por otro lado, la historia cuenta el paso de la adolescencia a la edad adulta de una joven de esa época. 

En una sola novela corta se mezcla realismo social, existencialismo y novela juvenil. 

10. Rebeca, de Daphne du Maurier(1938)

Más conocida es su famosa adaptación cinematográfica, dirigida por Alfred Hitchcock en 1941 y que cosechó varios Oscars. De hecho, el mago del suspense volvió a utilizar un libro de Du Maurier para inspirar otra de sus películas: Los Pájaros. Desde luego, ese currículum ya nos deja claro de la autora es un genio del suspense y de las historias que te mantienen atrapada hasta las últimas páginas. 

Pero es que, además, el libro está fantásticamente bien escrito, lo cual es una excepción (lamentablemente) dentro de los libros de este género literario. Así que hay que aprovechar y disfrutar, paladeando cada deliciosa frase de esta novela: "Anoche soñé que volvía a Manderley". Por cierto, el final es diferente al de la película. Eso debe ser un plus para volver a recrearse en la historia.  

11. El dios de las pequeñas cosas, de Arhundati Roy (1997)

¡Qué absoluta maravilla! Acostumbrados a que los best sellers sean literatura de digestión rápida, ¡qué raro es encontrar una obra maestra como esta entre los más vendidos de su momento! Reconozco que al principio me costó entrar en la historia, tal vez porque los nombres indios no me daban pistas sobre los personajes ("Estha", es el nombre de uno de los personajes masculinos, por ejemplo), pero una vez superado el obstáculo en las primeras 10 páginas... ¡qué deleite!

Sin duda, creo que estamos ante una de las mayores obras maestras de los últimos 20 años. No solo cada bendita frase es delicada y preciosa como un pequeño poema, y se deshace en la lengua con el placer de un dulce de letras... Además, la historia (parcialmente basada en la vida de la autora) es también conmovedora, impactante y narrada de una manera brillante, en diferentes épocas. Tres historias paralelas que convergerán hasta dar una sola, una historia de esas que tocan el alma del lector y te dejan temblando. Absolutamente recomendada para las grandes lectoras. 

12. Persépolis, de Marjane Sartrapi (2000-2003)

Incluyo como colofón final una novela gráfica, una de las más famosas, por cierto y así, además de colar aquí ese otro género literario que últimamente está teniendo bastante éxito, traigo a la palestra a una autora de Irán, país del que no suelen salir autores al exterior -por razones obvias, como se explica en esta novela.

Sartrapi saltó a la fama mundialmente con la versión para cine de su historia, pero ya era muy conocida antes. Nos encontramos ante una historia en la que se nos narra lo que es ser mujer en un mundo que, a la mayoría de las que leemos estas líneas, nos parece lejano y surrealista, pero que es el día a día de millones de mujeres en el mundo. Una obra que no debes dejar pasar. 

 

 

visto en: womenalia


Sígueme en  Twitter e Instagram para que sepas más sobre este y otros contenidos.



Ily Cobian





TE RECOMENDAMOS