¿Pueden las frutas y verduras perder su valor nutricional al ser congeladas?


Viernes, 26 Mayo 2017
¿Pueden las frutas y verduras perder su valor nutricional al ser congeladas?

¿Frescos o congelados? Al igual que muchas personas, seguramente te inclinas más por los alimentos frescos, pues la sabiduría popular te ha enseñado que mientras más pronto se consume una fruta o verdura se aprovecharán más y mejor sus nutrientes. Esta afirmación no es del todo correcta, pues no todo lo fresco es mejor que lo congelado. 

Es cierto que al congelar una fruta o verdura se altera su composición nutricional, pero esta modificación es tan pequeña que no tiene el mayor efecto. Así lo señala el doctor y bioquímico experto en técnicas culinarias,Ali Bouzari.

"No se puede decir que las verduras y frutas frescas sean más saludables que las congeladas; la diferencia en nutrientes es tan pequeña, que lo importante es que comas el máximo de ellas, tanto en su forma fresca como congelada."

Bouzari, quien dirige el Centro de Investigación Culinaria Pilot R+D, en Sonoma, California (EE. UU.), analizó junto a su equipo el contenido nutricional de ocho frutas y verduras, tanto frescas como congeladas. En su investigación encontró que a ciertos alimentos les favorece el estar congelados, mientras que a otros les sienta mejor mantenerse frescos. 

Un claro ejemplo son los guisantes (arvejas) y el brócoli.

Al ser congelados, los guisantes perdieron riboflavina (vitamina B2), mientras que los frescos no. 

En el caso del brócoli, los que fueron congelados tenían más riboflavina que los frescos. 

Otro claro ejemplo se vio en las judías, arándanos y maíz, que al ser congelados mostraron tener más vitamina C que estando frescos.

Bouzari y su equipo también analizaron los minerales (zinc, magnesio, hierro, calcio), niveles de compuestos fenólicos y cantidad de fibra de las mismas frutas y verduras congeladas y frescas. Al final no encontraron diferencias significativas.

 "Aunque muchas vitaminas de las verduras y las frutas frescas se degradan con el tiempo, otros nutrientes resisten el congelado o la cocción", asegura el experto. 

En conclusión

Si bien no existe una diferencia significativa entre los alimentos congelados y frescos, hay que tener en cuenta los cuidados necesarios para conservarlos mejor.

Según explica la directora del Instituto de Plantas para la Salud Humana de la Universidad Estatal de Carolina del Norte, Mary Ann Lila, es mejor comer las bayas frescas cuanto antes y así aprovechar de todos sus nutrientes, porque estos se pueden perder. Si se congelan hay que tener mucho cuidado, pues si la puerta de la refrigeradora se abre y se cierra constantemente, las bayas (o cualquier otro alimento) se pueden deteriorar. El lugar más indicado para guardar los alimentos es en la parte trasera de la refrigeradora.

Finalmente, Mary Ann recomienda comprar productos conservados mediante el proceso IQF, siglas en inglés de Congelación Rápida Individual. Los alimentos congelados de esta manera conservan su textura y valor nutritivo.




Fuente: rimacestarbien.com


Sígueme en  Twitter e Instagram para que sepas más sobre este y otros contenidos.



La Hija de la Chingada

Porque todas llevan una dentro.





TE RECOMENDAMOS